Bombay Sapphire y el origen toscano de su enebro #StirCreativity

Bombay Sapphire, la conocidísima marca de ginebra, nos invitó hace unos días a la Toscana para descubrir el origen de uno de sus ingredientes más importantes, las bayas de enebro.

Esta famosa ginebra se elabora a partir de 10 botánicos de alrededor del mundo, seleccionados de manera meticulosa por Ivano Tonutti, el Maestro de Botánicos de la compañía.

Bombay Sapphire Stir Creativity

Los botánicos con los que se produce Bombay Sapphire son:
– Bayas de enebro de Italia
– Piel de limón de España
– Coriandro de Marruecos
– Raíz de angélica de Sajonia
– Raíz de iris de Italia
– Granos del Paraíso de África Occidental
– Bayas de cubeba de Java
– Corteza de casia de Indochina
– Almendras de España
– Regaliz de China

Una vez obtenidos estos botánicos, se infusionan al vapor en un proceso innovador que mantiene intactas sus propiedades y que le da un sabor balanceado y versátil, siendo la única ginebra del mundo que se destila 100% a través de este proceso.

Bombay Sapphire Stir Creativity

Pero de todos estos botánicos que forman Bombay Sapphire el más importante y famoso es, sin duda, la baya de enebro, ya que supone el elemento diferencial para que pueda considerarse ginebra.

El origen del enebro de Bombay Sapphire

Para conocer de primera mano su origen, nos escapamos hasta la Toscana, para descubrir el entorno en el que se recogen diariamente las bayas de enebro y la verdad es que la experiencia no pudo ser más enriquecedora.

En las colinas de la provincia de Arezzo se esconde uno de los secretos mejor guardados de Bombay Sapphire, campos llenos de enebro que los habitantes locales recogen manualmente y de manera periódica como llevan haciendo desde hace años. Un ritual tradicional que implica un alto grado de conocimiento del arbusto del que obtienen el fruto del enebro.

Además, para poder disfrutar y entender la versatilidad de su ginebra y de su sabor, nuestro viaje se acompañó de fantásticos almuerzos y cenas maridadas con Bombay Sapphire.

Un viaje a la Toscana que nos sirvió para conocer el sorprendente origen de uno de sus ingredientes más importantes y que nos permitió también empaparnos de la cultura que le rodean.

Tuvimos la suerte de pasar un fin de semana fantástico en una localización de ensueño a las afueras de Florencia, e hicimos escapadas por la zona que nos permitieron degustar la cocina local  y visitar iconos turísticos como el Duomo de Florencia, la iglesia de Santa Maria Novella y el Museo del Novecento.

Un comentario Añade el tuyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *